Cultivo

En esencia, la técnica de cultivo es la misma que se ha usado desde época ancestral.

Para la obtención de las plantas semilleras, se escogen las raíces cosechadas más bonitas y se colocan bajo tierra, en hileras de 2 a 3 capas, hasta la venida de las lluvias, 2 o 3 meses después. Entonces, en un terreno descasado son trasplantadas a distancias de 80 cm. y rodeadas con ceniza de champas (terrones de “ichu”) para su nutrición y protección contra insectos. El rendimiento de la germinación de la semilla es del 99,6 %. De estas plantas se extraerán las semillas para el cultivo.

La preparación del terreno de cultivo se realiza con un tractor, las aves aprovechan la apertura del suelo para alimentarse. La siembra se realiza con la llegada de las lluvias, en las mañanas cuando el viento es casi nulo.

Raices de Maca     SECADO DE LA MACA EN JUNIN, 2005

Las raíces cosechadas a los 7 u 8 meses son colocadas en telas para su posterior desecado natural durante aproximadamente 4 meses, tapándolas del frío por las noches.

Una vez secas, son transportadas a las instalaciones donde son lavadas, cocidas y trituradas para su transformación en harina cocida, lista para el consumo.