Sodio y Cloro

La cantidad de Sodio requerida por el organismo diariamente equivale a 400 mg/día, donde el exceso del mineral se excreta por los riñones en la orina o con el sudor.

El exceso de Sodio tiene conocidas consecuencias que van desde la hipertensión, los problemas cardiovasculares, edemas (retención de líquidos e inflamaciones) hasta los cálculos. El motivo de restringir el uso de Sodio en las dietas se basa en que el volumen del líquido extracelular depende en gran medida de su contenido sódico; y la reducción de dicho líquido se logra disminuyendo las reservas totales.

Una dieta, se considera hiposódica cuando tiene menos de 5 gr. de sal/día. Cualquier dieta normal cubre las necesidades diarias de Sodio y, a menudo, las excede. La sal que añadimos a las comidas suele provocar un exceso en la ingestión diaria del mineral.

Todos los alimentos cuentan con Sodio, pero hay alimentos que lo contienen en cantidades muy elevadas. Esos alimentos son los principales excluidos en las dietas hiposódicas.

La Maca LpCh contiene cantidades relativamente bajas de Sodio (11 mg / 100 gr), de manera que supone un aporte nutritivo importante con un escaso incremento en los niveles de Sodio.

Cloro

El Cloro es esencial en el organismo humano. Es absorbido en el intestino delgado y se regula y elimina a través de la orina, el sudor y las heces. Está presente en forma de compuesto con el Sodio y el Potasio. De hecho, está tan íntimamente relacionado con el Sodio que si en nuestro cuerpo el nivel de sodio se encuentra elevado, también lo estará el de Cloro y viceversa.

Estas son algunas de las funciones que el Cloro realiza en el organismo.

La escasez de Cloro puede ocasionar:

  • Transtornos digestivos.
  • Mal funcionamietnto de los tendones y las articulaciones.
  • Intoxicación hepática.
  • Pérdida de dientes.
  • Mala ejecución de las contracciones musculares.
  • Caída de pelo.
  • Desequilibrio entre el Sodio y Potasio.
  • Disfunciones en el metabolismo.

Causas que favorecen su deficiencia:

  • Alteraciones en el equilibrio Sodio-Potasio.
  • Enfermedades gástricas.
  • Enfermedades del hígado.
  • Alimentación descompensada.

Los alimentos que presentan mayores concentraciones de Cloro son las algas marinas, el centeno, los tomates, la lechuga, el apio y las aceitunas. Y, sobre todo, se encuentra en la sal de cocina o en la sal de mar como Cloruro de Sodio, por lo que es habitual su exceso en la dieta.

La Maca LpCh contiene 30 mg de Cloro por cada 100 gr. La dosis diaria recomendada es de 2,3 gr/dia en personas adultas.

Etiquetas: ,